Es la mejor ciudad para salir de ahí. Donde un perro se come lo que se habla del amor, o un durmiente con el libro sobre el regazo es pasajero de la calle.